Tengo frío, dice el árbol.

El sol apenas calienta sus ramas vacías.

Tiembla el alma.

Hace mucho que se fue, ya, la mañana.

Triste sino.

Soledad.

Esperanza en las ramas marchitas

de que amanezca un nuevo día.

Tengo frío, grita la tierra.

El suelo está vacío de hierba.

Ni siquiera la nieve lo arropa

ni unos pies lo cubren con huellas.

Luna sombría que alumbra la noche.

Manto negro cubierto de estrellas.

El corazón del mundo tiembla

esperando a que esclarezca.

Noche oscura.

Paz perpetua.

Nueva luz.

Muerte eterna.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s